Superhéroes travestidos

Un colega mío me ha puesto en la pista de este jocoso e hiriente post denunciador del machismo del género superherico. Gracias a ello acabo de descubrir que es un pervertido ya que no le gustan los . Así pues ya no iré de improviso a su casa y jamás dejaré que se quite el abrigo. Les pongo una muestra así que si no suelen visitar blogs extranjeros, como hago yo, vayan al post. Da igual no saber inglés, los dibujos son muy elocuentes.

Lógicamente a mi el me parece mal. Pero el erotismo no. Quiero decir que teniendo en cuenta que mayoritariamente tanto el lector de superhéroes como los que trabajan con ellos son personas masculinas y heterosexuales, no veo mal que se explote el cuerpo de la mujer. El cómic es un objeto visual que se compra porque es agradable así que no veo mal que parte del disfrute venga por solazarse con la belleza femenina casi desnuda. Lo que hay que desterrar son las superheroínas florero, las copias femeninas y el machismo en los guiones. Sin embargo hay que reconocer que hay uniformes masculinos escasos, ahí está el Hércules de Marvel o Namor por ejemplo, otros, muchos, ajustados (si bien el hecho de que en el mainstream sea preponderate el hombre heterosexual asegura que ni las nalgas ni los genitales se perfilen tanto como los femeninos), que hay dibujantes como D. Eaglesham y B. Sears cuyo fan service es más gay que hetero-masculino y que hay dibujantes ultraposmodernos que superan el sexismo como Liefield. Con todo creo hay que tener un límite para no diseñar uniformes disparatados como el de la Frost de Quitely que luce Lobezno, porque eso sí es sexista.

Escribiente con alma de aristócrata, amante del cómic, coleccionista de tangas, rebelde porque sí, crítico, cínico, sincero, alérgico a lo masivo y a lo vulgar, en definitiva, todo un señor truhán...

Deja un comentario